¿Por qué?

Sin un por qué.
Sin pensar.
Simplemente me alejé.
Nada me importó.
Y se fue.

Todo me dio igual.
No lo impedí.
Tal vez por miedo.
Por hacerme la dura.
No lo sé, ya no importa.
Lo que no tuvo principio no tendrá final,
pero lo siento como tal.
Al igual que sentía sus labios.
Sus abrazos.
Sus caricias.
Al igual que sentía todo por ella, sentí el final.
Azul. Un poco de amarillo. Me encantan.
Esas gafas, mis gafas, acababan siendo tuyas.

Y entonces me importó.
Nada me dio igual.
Quería volver.
Abrazarla y sentir que todo iba a ir bien.
Arriesgarlo todo.
Pero ya era tarde.
Se había ido.
Por mi. Por mi culpa.
Por mi egoísmo.
Por pedirle al sol lo imposible.

Sé porqué no te quiero lejos.
Sé porqué quiero tus versos.
Porque apareciste de golpe.
De la nada.
Y eso me asustaba.
Ni yo tuya, ni tu mía.
Ni toda la verdad, ni solo mentiras.
Era extraño. Raro.
Pero era nuestro.
Eso lo hacía especial.
Nada tenía que rimar ni gustar.
Simplemente tenía que estar.

Anuncios

9 comentarios en “¿Por qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s