Todo o nada.

Poco a poco ir olvidando,
e ir recordando como olvidar.
Un vicio, un bucle,
pero solo mío.
No necesito que ni ella,
ni él, ni nadie lo entienda.

Es mi pequeño rincón de felicidad.
Ese en el que puedo pensar
e imaginar que sigues aquí.
Donde llorar está permitido,
donde no existe el arrepentimiento.

Es un todo o nada,
blanco o negro.
No hay grises.

Y me gusta,
me gusta saber que si pierdo
no será por no haberlo intentado,
y que si gano lo tendré todo,
todo lo que quiero,
aunque ese todo sea nada
para ella, o para ti.

Al menos es algo,
algo más de lo que podría
haber imaginado ayer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s