El último viaje de Alfonso.

He sacado la fuerza, el coraje, la valentía, y se lo he dicho.
No tengo ni idea de qué va a ser de mi, sé que suena muy drástico pero joder, de verdad os digo que nunca creía que esto fuera a ocurrir.

Todo lo que me decía sonaba tan falso…, tan de mentira. O bueno, tal vez es mi impresión, mi forma de verlo. Lo único que importa es que se ha acabado, es feliz con la vida que tiene, con la gente que la rodea, es feliz quedándose con aquellos que no van a tardar en dejarla caer.

¿Soy yo, o todo lo qué digo suena muy repetitivo? Que triste, ya no sé ni escribir.

Sé que no soy perfecta, y sé que cometo más errores de lo normal, también sé, que uno de los más grandes ha sido cortarlo todo, no querer oírte decir nada más, el problema es que en este momento mi orgullo me impide admitírtelo, por eso te escribo esta breve entrada, para que la leas siempre que quieras y sepas lo que sentí al decirte todo eso.

Le he dicho cosas que suenan bastante inmaduras, y puede parezca mentira, pero es muy propio de mi; por otro lado, al leerlas otra vez, me he dado cuenta de que son las únicas cosas que le he dicho desde el corazón, las únicas que van llenas de verdades, de dolor, de sentimiento. Y es que es verdad, ha cambiado, no me gusta como es ahora, no me gusta su interés por la gente, no me gusta que me mienta.

Es verdad que preferiría estar triste porque Alfonso se hubiera ido de viaje, en eso lleva mucha razón, pero estoy triste porque he perdido a una persona maravillosa. He perdido a una persona que con una sola mirada te alegra, que con un simple “hola, ¿qué tal?” es capaz de hacerte reír a carcajadas. He perdido a la única persona capaz de llamarme a las ocho de la mañana y despertarme, solo para pedirme unos pantalones negros.
Lo peor de todo de perderla, es no poder estar ahí mañana para apoyarla, para hacerla sentir mejor una vez más. Y por eso, si estás leyendo esto, quiero que sepas que lo siento. Siento no ser esa persona que te saque una sonrisa mañana, ni esa persona con la que necesites llorar.

Hoy iba a subir otra entrada, una alegre por motivo de la Navidad, pero mi interior no me deja. Hay algo ahí dentro que me obliga a ser como soy, a desahogarme y decir cómo me siento, y yo lo agradezco, aunque a veces suene muy infantil.

La vida es un largo camino, y nosotras solo acabamos de empezarlo. Nos quedan por vivir miles de aventuras, quizá en un futuro nos volvamos a encontrar, quién sabe. Hasta entonces espero que estés bien, que seas feliz y que no dejes que nada ni nadie te haga sentir mal.

 

Anuncios

2 comentarios en “El último viaje de Alfonso.

  1. No tiene porque darse por vencida. Si la otra persona le está dando otra oportunidad o encuentro aprovechelo. Por lo que leo se han expresado ambos con el corazón y si lo desean. ¿Por qué non darse esa oportunidad? Lo mas difícil es que ambas partes den ese primer paso y como ya ambos lo dieron pues no lo piensen. Actúen con su corazón.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s