Difusa realidad.

Tiemblo al oír tu voz. Me ruborizo al verte caminar hacia mi. No sé qué me está pasando, creo que es amor, pero nunca lo he sentido así. No llegaste de casualidad, ya llevabas tiempo en mi vida. Eras alguien más, nunca pensé de ti como algo distinto.
Una noche todo cambió. Me enseñaste tu verdadero yo; y ahí, morí de lo que me aventuro a decir que fue amor. Te miré diferente, solo podía sonreír. Me hacías feliz.
Cada verso convertido en un beso. Cada caricia convertida en una canción. Poco a poco fuimos creando nuestra propia historia de amor.
Cogíamos un poco de aquí, y otro poco de ahí. Confundíamos las teclas del piano con las cuerdas de la guitarra, tus rotos de voz con mis rotos del pantalón. Eran tantas metáforas que ya no distinguíamos la realidad.
Un sin fin lleno de principios en el que al cabo de un tiempo todo era diferente. No había un hola, sino un adiós detrás de cada mentira. Solamente buscábamos el dolor.
Me enamoré inocentemente y quiero pedir perdón. Es un mundo extraño donde llorar es perdición. ¿Y qué si me merezco lo peor por desearte lo mejor?
A veces siento que estoy sola porque nadie razona, mi corazón no tiene lógica. La vida se ha convertido en una realidad difusa. Me levanto y me caigo, siempre sin nadie a mi lado. Parece que todo está boca abajo, pero no lucho por cambiarlo. Me he cansado de intentarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s