Tú y tu ridícula manía.

Palabras que no siempre tienen sentido, frases inconexas.
Noches largas y días cortos. Lluvias calurosas y soles nevados. Mandarinas rojas y manzanas naranjas.
Y así podría seguir toda una eternidad. ¿Recuerdas nuestras conversaciones ya? Nada de lo que decíamos tenía sentido.

Hoy, por alguna extraña razón me apetece hablar de ti, más bien de nosotras. De lo que fuimos, de lo que me hiciste ser. De como mi mundo se convirtió en un tú. Aparecías en cada pensamiento que rondaba mi mente, en cada palabra que pronunciaba, todo me hacía recordarte.
Ahora por más que lo intento no consigo olvidarte. Es verdad que me has hecho mucho daño, como nadie lo había hecho nunca, pero también es cierto que eres quien más me ha enseñado.

Contigo aprendí el significado de amor, de confianza, y de incondicionalidad. Contigo aprendí que no todo es de color rosa, y que si quieres algo tienes que luchar por ello, día tras día, no de vez en cuando.

Cuántas veces tus labios fueron mi mayor refugio. Cuántas veces me susurraste al oido que todo iba a ir bien. Cuántas veces caí en la mentira de que eras diferente. Dime cuántas veces me has engañado, porque he perdido la cuenta, cada día aparece una nueva mentira y no puedo más. De verdad que no puedo. Todo se me hace cuesta arriba, cuando te has ido y parece que todo marcha como debería haberlo hecho desde un principio, es cuando vuelves a aparecer. Tú y tu ridícula manía de ponerlo todo del revés.

Y como dije al principio, nada tenía sentido. Ahora entiendo las noches en las que parecíamos dos extraños, o más bien, las noches en las que tan solo querías cumplir tu papel de novia. Llegaste como cualquier otra persona, pero en lugar de quedarte o irte sin hacer ruido, lo hiciste dejando tal huella que es imposible no verla.

Aunque me cueste admitirlo ya no eres nadie. No me asusta mirar hacia delante. Te has quedado en el pasado y sinceramente, no creo que vayas a aparecer en un futuro. Eso me alivia, significa que a partir de ahora la montaña rusa en la que vivo no va a hacer más que subir y subir.

 

 

Anuncios

Un comentario en “Tú y tu ridícula manía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s