Lollipop.

¿Qué es un niño sin un juguete? ¿Qué es un profesor sin sus alumnos? ¿Quién soy yo si no estás tú?
Es verdad que no nos conocemos a la perfección ni hablamos todos los días. Que la mayoría de las veces acabamos discutiendo porque no estamos de acuerdo y que nadie nos saca más de nuestras casillas que nosotras mismas.
Pero sin ti no habría nadie con quien poder organizar viajes a los lugares más recónditos del planeta, nadie querría bailar la macarena conmigo y probablemente nadie me diría la verdad a la cara.

Y es que, quién soy yo si no estás tú. Te conocí en un baño a las 8 de la mañana. Y digo que fue ahí, porque en ese momento fue cuando me di realmente cuenta de que eras mi amiga de verdad. Estuviste ahí cuando más te necesité sin pedir nada a cambio, me apoyaste como nadie lo hizo, me animaste, lloraste conmigo y me demostraste lo que significa tener una amiga de verdad. No te voy a mentir, no eres perfecta. Te preocupas demasiado por lo que piensen los demás, te enfadas con mucha facilidad, a veces te pones un poco demasiado paranoica con tonterías. Pero al igual que tú, nadie es perfecto en este mundo. Y es que si tengo que hablar de ti lo único que me sale decir es gracias.

Gracias por ser tú misma conmigo. Gracias por decirme las cosas a la cara, gracias por ser quien eres. Gracias por ser tan persistente conmigo, por tener razón en todo, por ser tú. No me salen más que gracias si se trata de ti. Que esto no ha hecho más que empezar, nos quedan miles de aventuras por vivir, miles de momentos que compartir, que me da igual que te rías de mi cada dos por tres, o que vale se convierta en ncia. Solo tú sabes hacerme reír con tanta fuerza que me duela la barriga. Así que te lo repito, ¿quién soy yo si no estás tú? No sería ni la mitad que cuando estoy contigo, no pido más que te quedes para siempre, en las buenas y en las malas. Con mil lollipops de por medio. Te quiero, de aquí a Australia y a las Maldivas. Aprendiendo a tocar el contrabajo y con los mix de Rivers Flows In You.

Aunque en verdad no quiero saber quién sería si tú no estuvieras, porque significaría tener una vida de la que tú no formases parte. Parece que la respuesta no es la huida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s