Como antes.

Venías de frente con los frenos rotos, no quise apartarme, sino que esperé a estrellarme. Contra ti, contra las mentiras, contra todo nuestro mundo.
La realidad se me echó encima como un jarro de agua fría. Aunque estaba tan anestesiada que no noté nada.
Tuve ese vacío constante en mi cuerpo, lloré esas noches en las que más te recordaba.
Te anhelaba más que a nada. Te quería de vuelta, quería volver a ver esos buenos días que tanto me alegraban, esos abrazos que tanto me aportaban; quería volver a hacerte feliz, volver a hacerte reír. Como antes, como éramos antes de todo este desastre. Volver a recomponerme con los pedazos que guardaste.
Es por mi, no por ti. Aún no he aprendido a vivir sin ti.
Menos mal que estás de vuelta, que tus sonrisas son verdaderas, que río con más fuerza, y brillo más que una estrella.
Menos mal que recuerdo como me hacías sentir, que recuerdo lo que era ser feliz. Menos mal que te tengo a ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s