No tengo fuerzas para repetirlo.

Ha pasado ya un año sin ti.
Nuestras últimas navidades juntos, nuestras últimas bromas, nuestro último San Valentín…. Ni siquiera pudiste quedarte para mi cumpleaños.
Y lo siento, pero no puedo evitar llorar mientras te escribo esto. Te echo de menos.

Ya son 365 días sin ti, sin tu risa, sin tus abrazos. Han pasado 8760 horas en las que solo he sido capaz de pensar en todo lo que has dejado atrás.
Recuerdo cuando me tumbaba encima tuya en el sofá y me contabas alguna historia de tu infancia antes de irme a dormir. Los días de vacaciones en los que me enseñabas a cocinar mil y una recetas, pero que luego no me acordaba ni de la mitad.

Han pasado 365 días, 8760 horas y 525600 minutos.

No tengo fuerzas para repetirlo.

No puedo olvidarte, tampoco quiero hacerlo. Solo quiero poder vivir con el dolor de saber que ya se ha terminado.
Desde que te fuiste no soy la misma, seguramente estarías decepcionado con quien me he convertido. Ahora solo bebo cerveza, no una, sino varias botellas. Fumo, y no a escondidas.
Es mi forma de vivir con esto, de vivir sin ti.

Mi único deseo durante estos 365 días ha sido que ojalá volvieras, y lo seguiré deseando mientras viva.

Te echo de menos grandullón. Todos te echamos de menos.

Te quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s