Una chica de papel.

Invisible es como ella se ve. Una chica de papel. Solo quiere desaparecer. Huir, dejarlo todo atrás. Que le den a los demás. Se siente tan vacía, como si siempre hubiese estado tan perdida.

Ya no espera nada de nadie, ya no necesita nadie.
Ha aprendido a vivir con sus heridas, a caerse y levantarse sin ayuda. Y es verdad, en la oscuridad de la noche sigue llorando igual, y a la luz del día sus cicatrices brillan más. Así que si, que le den a los demás.

Bebe para no recordar, o por lo menos llegar a olvidar. Noche tras noche se pierde cada vez más tras la barra del bar. Ha dejado de luchar, ya todo le da igual.

Ya ha asumido que se ha terminado, lo tiene muy claro. Pero hay algo en su interior que que le sigue provocando el llanto.

Cuando está sola todo se desmorona. Aparece un vacío que la atrapa, que la hace llorar; piensa que tal vez son unos simples atisbos de añoranza, o simplemente de disconformidad.

Es entonces cuando tiende a pensar si algún día será capaz de olvidar, o por lo menos de volver a amar.

Nadie consigue ver las cicatrices que recorren su piel. Por lo que ella bebe, bebe esperando que llegue su día final, y mientras que le den a los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s