Mi alma grita que vuelvas.

Miro el reloj. 04:07 de la madrugada. Otra noche más desvelada.
Has penetrado en el silencio de mi cama.
Cierro los ojos fuertemente sobre la almohada, no sé qué es lo que me pasa. Intento no pensarte. No recordar como era besarte, o lo que era dormir junto a ti.
Intento en la oscuridad de la noche idear un plan para olvidarte. Para prohibirte el paso por las noches a lo más profundo de mi ser.

Mi alma grita que vuelvas, pero mi cuerpo no te anhela.
La casa ya no huele a café por las mañanas. Se encuentra siempre tan callada…
Vivo en la nube de humo que creamos de tanto fumar, ando sobre la cerveza que tiraste al pasar, y duermo sobre los cristales que rompí al verte marchar.

Hoy, como otra noche más en mi afán por no descansar, me he sentado frente a un papel y un boli para reflexionar. Ha pasado una hora desde entonces y sigo escuchándote a voces.

A veces desearía poder retroceder en el tiempo, o adelantarlo lo suficiente como para despojarme de todo este sufrimiento.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s