Con mayúsculas y un punto.

Hoy me apetece hablar sobre ella. Porque si, porque puedo, porque me hace feliz. Porque no necesito un año entero para darme cuenta de cuanto la quiero, o simplemente para darme cuenta de que ha cambiado mi vida por completo.
Doy las gracias porque haya aparecido, por ser como es y por dejarme ser como soy. Por aceptar mis más y todos los menos que no son pocos.

No sabéis lo feliz que me hace el simple hecho de despertarme teniendo un motivo para sonreír, y que ese motivo sea ella.
Irme a dormir pensando en ella, en sus labios, en esa sonrisa que tan loca me tiene.

Pero a la misma vez que siento esas mariposas cuando estoy con ella, también tengo miedo. Miedo de sentir tanto en tan poco tiempo, de volverme cada día más vulnerable, de que un día se despierte y se de cuenta de que en realidad no me quiere. Miedo a que esta “felicidad” desaparezca, a volver a la oscuridad y ver que era verdad cuando me decían que no merecía nada.

Y cuando siento ese miedo, ella me mira con tanta ternura, que no puedo evitar sonreír.
No sé cuanto durará, ni cómo va a ser, pero tengo claro que mientras este a su lado no va a haber un día en el que no sonría, en el que no le recuerde lo increíble que es, en el que no le recuerde cuanto la quiero.

Porque si estás leyendo esto ya deberías saber que TE QUIERO.
Con mayúsculas y un punto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s