.

No tengo ni idea de cuando empezó todo a ir mal. De cuándo mi vida se convirtió en una montaña rusa que no hace más que bajar a toda velocidad; pero si tengo claro que jamás, en ningún momento en todos estos años, me habéis apoyado. Y os hablo a vosotros dos, porque vosotros sois los culpables de todo esto.
Empecemos diciendo que una persona no tiene culpa de ser acosada, entre otras muchas cosas. Una persona no tiene la culpa de no ser lo suficientemente fuerte como para seguir adelante por si sola tras un trauma del que solo ha sido capaz de hablar un vez en seis años. Y si, vosotros sois los culpables de que ahora mismo esté sentada en un banco a las 10 de la noche llorando a lágrima viva sin nadie que me diga que todo va a salir bien. Tenéis la culpa de no haberos fijado en otra cosa que no fueran los estudios, de que en lugar de apoyarme cada vez que algo iba mal me hubierais hundido más todavía. Hundido en el sentido de no dejar de repetir: eres una fracasada, no vas a tener futuro, no pienso seguir manteniéndote el resto de tu vida.
Eso fue solo el comienzo de una larga historia a la que pienso ponerle punto y final. Y es que lo voy a repetir, yo no tengo la culpa de que en estos 6 años todo lo que hayáis podido ver sea a una persona con ganas de fiesta y sin ninguna preocupación, porque eso, queridos padres, se llama ocultar la realidad. Y es que tal vez mi vida no sea tan mala, es cierto que me habéis rodeado de comodidades pero esas comodidades no te hacen olvidar las demás cosas. Me refiero a que mi vida es una mierda cuando vosotros me machacáis día tras día, diciéndome que todo lo que hago esta mal y que así nunca llegaré a nada.
Aprendí a vivir así, a vivir en una casa donde a pesar de momentos buenos, abundaban los malos en los que lo único que necesita oír era un: venga Marina, ánimo que esta la sacas.
Tan solo necesitaba oír eso, ¿no era tan difícil verdad? Pero ahora es tarde. Me he hartado. Mi cuerpo no soporta más discusiones. Mi mente…, bueno, mi mente desconectó hace bastante tiempo ya.
Os pensáis que por ser más joven que vosotros, que por vivir en un mundo distinto en el que vosotros vivisteis, vais a tener siempre la razón. Pero os equivocáis.
Y para ser sincera, no entiendo porque lo estoy dirigiendo a dos personas, cuando el único culpable eres tú. Tú por creerte superior a los demás, por no admitir tus errores. ¿Que por qué es tu culpa? Simple. Yo, desgraciadamente soy calcada a ti. Así que si, tengo la absoluta certeza de que no fallo en nada de lo que digo.
No soy perfecta, ni pretendo serlo. Pero intento llevar mi vida a algún lado, y de lo único que estoy segura es de que tú no vas a pertenecer a ese futuro.
Te pido por favor un poco de tranquilidad, o más bien todo lo que me queda por vivir alejada de ti, porque yo no puedo más. Me he cansado de este triste juego en el que tú eliges las reglas y solo tú puedes ganar.
Quiero dejar clara una cosa, y es que no me duele que mis propios padres no me apoyen en ninguna de las decisiones que tomo en mi vida. Ni me molesta cuando mi madre me suelta: por tu culpa algún día me tendré que separar de tu padre porque no haces más que incordiar.
No. La verdad es que me he acostumbrado a esto. A ser la niñata graciosa que se apunta a todas las fiestas.
Al leerlo todo de nuevo me ha parecido un cuento de niños pequeños. Se ve que los ataques de ansiedad no me dan más que para esto, así que perdón por las incoherencias y todos los fallos posibles. Solamente necesitaba desahogarme y la verdad es que no me apetece editarlo, sino que sea algo por así decirlo “natural”.
Déjame que te diga que por ser 40 años más joven que tú, y vivir en un mundo más avanzado, no significa que no tenga sentimientos, problemas o que básicamente no tenga mis días malos. Porque créeme cuando te digo que yo, al igual que tú, también soy persona, un humano con necesidad de cariño, atención y cuidado.
Anuncios

4 comentarios en “.

  1. Gracias por compartir este texto tan íntimo y sincero. No sé si es ficción o una página arrancada de un diario íntimo, pero los sentimientos son auténticos y llegan hasta el alma. Pienso que todos, alguna vez, pasamos por experiencias similares… Pero de algo estoy absolutamente segura: todas las cosas pasan, y se superan. Así ganamos experiencia y nos hacemos más fuertes y más humanos. Un abrazo ❤

    Le gusta a 1 persona

  2. Animo, eres joven por lo que leo. Hay cientos de posibilidades delante de ti, tanto por vivir, conocer y aprender. Que nadie te tome por menos por ser joven, pero recuerda que de todo lo que hagamos hoy daremos cuentas en el futuro. Vive!! Ama!! Se feliz!! Si otros no creen en ti, TU SI CREE.
    Saludos 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s